La hamburguesa posimposible que le gusta a Google

La hamburguesa posimposible que le gusta a Google

 

Durante todo el tiempo que el hombre ha vivido en este planeta, se ha encargado de realizar actos barbáricos en nombre del progreso, o sencillamente por puro pinche gusto. Desde experimentos militares hasta la mezcla de razas para conseguir el perro más feo y de moda.

 

No es de extrañar que algunos científicos locos y chefs amantes de los vegetales, hayan gastado sus energías y su tiempo en intentar crear la hamburguesa vegana definitiva, una que de verdad tenga un sabor delicioso sin tener que engañar a nuestro paladar de que en verdad nos gusta la quinoa en medio de dos panes con jitomates y cebollas.

Después de años intentando conseguir  igualar el sabor y la textura de la carne, al parecer  finalmente el chef David Chang, del restaurante neoyorquino Momofuku, NISHI, por fin ha descubierto  la fórmula exacta para crear una hamburguesa vegana perfecta;  tan perfecta que el  sabor difícilmente puede diferenciarse de una hamburguesa de ternera, tan deliciosa que se ha convertido en el brunch de moda de la ciudad. Incluso Google y Bill Gates estuvieron dispuesto a invertir varios  millones de dólares en ella.

El secreto de esta «delicia» culinaria se debe a una molécula encontrada en las raíces de la soya,  y que  en grandes cantidades produce un efecto como el de la hemoglobina. Esta sustancia es procesada por científicos locos quienes la convierten, junto con la ayuda de algunas legumbres y  vegetales, en una hamburguesa con sabor a carne, y que incluso «sangra» como la carne.

El proyecto no es la idea de un psicópata vegano que quiera conquistar al mundo y privarnos de los deliciosos sabores que nos dan aquellos tiernos y jugosos animales que hacen feliz a nuestro estomago. La idea es un proyecto visionario que  pretende ofrecernos una solución más económica y amigable de producir «carne» para  satisfacer las necesidades del ser humano.

 

Este logro de la ciencia ha  hecho feliz a toda la comunidad vegana de Nueva York, que orgullosa consume la primera hamburguesa vegana hecha con «carne», que sabe y sangra como un animal, pero que está hecha con frijoles.

A final de cuentas nuestro instinto carnívoro prevalecerá y nuestro gusto por matar, consumir y experimentar con todo lo exista en este este planeta hasta que lo hayamos agotado, siempre estará dentro de lo más profundo de nuestro estómago.

 

Anterior
¿Es porque soy negro? El INEGI te da la respuesta
siguiente
Netflix saca la basura y cancela Girl Boss
Regresar
COMPARTIR

La hamburguesa posimposible que le gusta a Google