13 dramáticas razones

13 dramáticas razones

[wp_ad_camp_1] Así es, no ajusten su… donde quiera que estén leyendo esto.
No busquen un bocadillo, ni se acomoden, por que lo que les voy a  contar,  será  una historia  de 13 dramáticas razones  para  creer que puedes arruinarle la vida a toda la gente con la que hayas convivido, mediante un eterno desfile de exageraciones, tragedias  y lloriqueos.

Alguna vez Jaime Sabines dijo:

«Cuando tengas ganas de morirte
esconde la cabeza bajo la almohada
y cuenta cuatro mil borregos.
Quédate dos días sin comer
y verás qué hermosa es la vida:
carne, frijoles, pan.
Quédate sin mujer: verás.
Cuando tengas ganas de morirte
no alborotes tanto: muérete y ya».

La serie nos cuenta la historia de Hannah Baker que antes de suicidarse deja una caja con 13 casetes explicando las razones por las cuales decide abandonar este mundo. Morbosamente interesante ¿no? Desafortunadamente no es así, porque, aunque la intriga te atrape en los primeros episodios, poco a poco te irás dando cuenta que existen un montón de trivialidades, exageraciones y paranoias que convierten esta serie en una tendenciosa lección moral que te pide a gritos que observes a tus hijos, primos, hermanos y amigos, para que no se suiciden.

Si bien sus intenciones son buenas,  la misma serie tropieza con la piedra que te invita a no pisar,  cada casete dramatiza de una forma muy elevada las situaciones, de tal manera que se pueda justificar el suicidio de Hannah Baker. Incluso algunos doctores ya han mencionado que las personas con tendencias al suicidio o con altos niveles de depresión no deberían verla.

En mis tiempos  todo se arreglaba a la salida.

Si bien los simpatizantes de esta serie se identifican con el caso, la mayoría de los detractores como este humilde escritor que  amablemente estas leyendo, creemos que lejos de prevenir un evento trágico, te invita a tomar acciones dramáticas con  horribles consecuencias  para quienes dejas atrás. Podrán tacharme de insensible, o de que yo nunca sufrí «bullying» o depresión. Lo cierto mi querido lector, es que no nos conocemos y  no pretendo contarte mi historia, sin embargo, si tú te has sentido identificado con Hannah Baker, déjame decirte que al leer estas líneas me estarás demostrando que pudiste superar esa etapa de la secundaría sin arruinarle la existencia a tus padres o compañeros, quitándote la vida y traumatizándolos con eso para siempre.

La serie empieza muy bien, te atrapa en los primeros 4 capítulos, las transiciones y los flashbacks son geniales, sin contar que el soundtrack está muy bien pensado, desafortunadamente  la intriga y el morbo no son suficientes para tomarle cariño  a esta historia que poco a poco comienza a desesperar gracias a los dramas de una suicida adolescente, y  la  paranoica esquizofrenia  de Clay Jense, el eterno enamorado que tarda años en escuchar cada cinta y que sin ser culpable de nada, se ve involucrado en este proyecto perverso de una suicida loca que culpa a sus compañeros de su muerte, convirtiéndolos indirectamente en asesinos y dejando consecuencias graves en algunos de ellos, consecuencias mucho más graves de las que pudieron haberle hecho personalmente cada uno a ella.

13 reasosns why es un parásito que se alimenta del morbo y se nutre de tu empatía  ante la tragedia y el sufrimiento, una serie adolescente con un mensaje claro: Arruínale la vida a todos menos  a quien realmente se lo merece.

Lo bueno:
El uso de flashbacks muy bien logrados y el soundtrack.

Lo malo:
Dramas y exageraciones

Lo peor:
El exagerado y dramático papel de Dylan Minnette

The Breakdown

6.7
Si te gustan los dramas simples, si.
Historia 7.0
Producción 8.0
Reparto 5.0

*He perdido la cuenta de cuantas veces escribí exagerado y dramático, pero creo que de manera inconsciente, he resumido toda la serie en esas dos palabras.
[wp_ad_camp_1]

Anterior
La puerta falsa
siguiente
Sense 8 y las orgías mentales
Regresar
COMPARTIR

13 dramáticas razones